Casa De Indianos En Asturias

Dejan ver la parte posterior del palacio , que bien pudiese haber sido la fachada primordial . El huerto dio paso con el tiempo a un magnífico jardín de árboles centenarios que proyectan sombras chinescas sobre la casa. No era necesario por entonces el visado o los planos de un arquitecto para alzar una casa. Es en esa fecha en el momento en que las primeras casas se hacen notar en el paisaje rural asturiano.

Los responsables turísticos de concejos como Llanes -uno de los que sostiene más aparente la impronta indiana- ofrecen una ruta por distintos pueblos para entender las muestras más significativas de este patrimonio. El paseo una parte de La Borbolla con su plaza y sus viviendas de americanos; prosigue en Pendueles, visitando La Gran vivienda de Verines y El Palacio de Santa Engracia y sigue por Vidiago, con sus academias y chalés modernistas, para detenerse en Purón a visitar Villa Antolín. Indudablemente, la Quinta Guadalupe se encuentra dentro de las viviendas de indianos más bella y espectacular de Asturias. Y no solo por la bonita construcción, sino porque Iñigo Noriega representa, para muchos, la historia del emigrante que logró vencer fuera de su tierra.

Entre todas estas creaciones que resaltan por su importante tamaño, innumerables adornos, datos en las testeras, sus torres y jardines de ensueño con altas palmeras. Una de nuestras elecciones sería La Quinta Guadalupe, situada en la villa de Colombres, la capital del concejo de Ribadedeva, cerca de Llanes y limítrofe a Cantabria. Los indianos eran emigrantes que habían partido de sus sitios de origen y que, una vez que se habían enriquecido, volvían a sus pueblos de origen para que sus vecinos supieran lo bien que les había ido. Se construían enormes casas, grandes, con múltiples pisos, jardín y una reja rodeándolas. Con mucha frecuencia, hay altas palmeras tropicales flanqueando su puerta primordial.

Por Qué Razón Alojarte En Casonas Y Aldeas Es La Mejor Forma De Comprender Asturias

Para después, con el paso de los años, transformarse en uno de los terratenientes mucho más ricos del conjunto de naciones. Pero esta historia la vamos a contar en una próxima entrada. Así como la teoría de que Iñigo Noriga construyó la Quinta Guadalupe para el militar y presidente de México, Porfirio Díaz. El cual se vio obligado a partir al exilio tras comenzar la Revolución Mexicana. Por no charlar de los baños, todavía un lujo al alcance únicamente de las clases privilegiadas en torno al año 1900 (por mucho que en la mayor parte de los casos fuera un retrete situado al final de un corredor o una galería).

La arquitectura colonial no es ni mucho menos un fenómeno único de Asturias, pero es aquí donde alcanza su expresión máxima en variedad y cantidad. Unas veces es una historia imbécil, otras un relato de riqueza y poder, y en los dos casos corre el peligro de parecer frívola o carente de interés. En una entrevista reciente, el arquitecto italiano Renzo Piano afirmaba que la arquitectura no responde solo a una necesidad, sino más bien asimismo a deseos y esperanzas. FanFan contiene toda esta época en diversión, música, videojuegos, cine y televisión. Te damos las últimas noticias para que consigas disfrutar de todas las noticias. La Casa de la Emigración se constituye para la difusión de los fines fundacionales mediante exposiciones, talleres y diferentes ocupaciones culturales.

casa de indianos en asturias

El neogótico elegido se confunde con el manuelino portugués y acaba siendo un prontuario. Cuando el arquitecto peca de exceso de recursos la obra acaba siendo un repertorio estilístico . Como en los cuentos, érase una vez un huerto de lechugas y cebollas sobre el que se levantó una vivienda con aires de castillo medieval. Lidia, muchas gracias aunque espero poder estar a nivel de tus esperanzas y que el libro te guste. Alejandro, comprender que ya llega tu nuevo libro fue la enorme alegría de la semana. Acabo de recibir el libro,muchas gracias,en este momento a verlo despacio que es muy grande y hay mucho que leer.

Uno De Aquellos Indianos Que Hizo Fortuna

La ruta pasa por La Pereda, con la capilla de Guadalupe y su bolera; Parres, con el palacete de Diego Escandón y La Arquera con otro ejemplo de escuelas indianas. En la villa de Llanes, la calle Concepción es un soberbio escaparate de muestras de esta arquitectura. Destaca el Casino como uno de sus edificios más singulares.

A lo largo de muchos años, a está casona de novedosa planta fue famosa en el pueblo como “el elefante blanco” por estar pintada de este color, no obstante, actualmente luce de azul claro. En su fachada principal, de reparto simétrico, destaca una sola torre central que se eleva 4 plantas, con una terraza en su azotea. Tiene múltiples balcones de robustas columnas y un hermoso corredor abierto en la primera planta para pasar los atardeceres de verano. En su interior destaca un patio cubierto que se eleva 2 plantas, con corredores repletos de hermosas molduras. Pero si hay una que destaca por encima de todas es La Quinta Guadalupe, mandada construir en la ciudad de Colombres en el año 1906 por Íñigo Noriega Laso, un indiano que hizo fortuna en México. Acoge hoy día la Fundación Fichero de Indianos – Museo de la Emigración y en ella se detallan documentos, fotografías y elementos relacionados con la emigración asturiana y española en América.

No estamos en la vida para ser afables, si bien a absolutamente nadie le amarga un dulce.

En cualquier rincón de Asturias del que haya salido un emigrante hacia América y haya vuelto con fortuna, sea grande o chica, mucha o poca hay indicios que dejan memoria de ese viaje de ida y vuelta. Todos regresaron con prácticas novedosas, una cocina exótica, un gusto musical nuevo con ritmos y sones del otro lado, y un mensaje de que la aventura era una manera intensa de vivir la vida. Ya que bien, si alguien quisiera visitar la vivienda de indianos más bonita de Asturias y nos preguntara ¿oye, qué casa de indianos nos recomendaríais? Y tuviésemos que escoger una entre todas y cada una de las de Asturias.

Libro La Quinta De Selgas, Asturias

Un museo que pretender ser un homenaje y reconocimiento permanente a la emigración, pero también a la red de solidaridad creada entre emigrantes. Aquellos emigrantes que, entre mediados del siglo XIX y principios del XX, dejaron España para hacer las Américas –y retornaron con sus sueños de prosperidad y riqueza cumplidos– escogieron la palmera como símbolo de su recién estrenado poderío. Un identificable, espigado y exótico estandarte vegetal que anuncia que nos encontramos ante una gran vivienda indiana. Los indianos que hicieron fortuna en América retornaron a la costa asturiana cargados de recursos, éxito y riqueza, pero también de ideas, progreso y cultura. Como complemento al libro en papel, acabo de editar un ebook con las ubicaciones de todas las viviendas de indianos que van en el libro.

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le notificamos que sus datos van a ser tratados en nuestros ficheros, con la intención del cuidado y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, introduciendo el envío de comunicaciones en el contexto de la citada relación. Parece que te has superado y era francamente bien difícil llevarlo a cabo dada la calidad de tus precedentes publicaciones. Quizá sin pretenderlo, los indianos nos legaron un patrimonio importante vinculado a la emigración a América. Esta web usa Google+ Analytics para catalogar información anónima como el número de visitantes del ubicación, o las páginas mucho más populares. La galería –que pasa a convertirse en un apéndice acristalado de la vivienda– se encuentra dentro de los elementos mucho más propios de la vivienda indiana.

Villa Tarsila

Varias fueron las fundaciones escolares filantrópicas pagadas por ricos emigrantes en sus pueblos de origen. También son innumerables las casonas de indianos repartidas por el territorio asturiano, muchas de ellas reconvertidas en hoteles y alojamientos con encanto adscritos al club de calidad Casonas Asturianas . De este modo, en las eclécticas casonas de indianos encontramos elementos colonialistas, como los pórticos, las verandas y las coronaciones, pero también ojivas propias del art déco o miradores y balaustradas de estilo art nouveau. Cualquier referencia a la arquitectura letrada europea era bienvenida, con tal de dejar atónitos a los convidados. El indiano es un tipo popular muy particular, que quiere exhibir su prosperidad pero también enviarla en parte importante. Hablan de la voluntad de los indianos de mejorar la capacitación de los más jóvenes.