El Arte De No Hacer Nada

Digital (Editorial Efadós, 2021), nos da las claves para desconectar del móvil y las comunidades. Necesitamos parar y reposar para de esta manera poder liberar todo ese agobio juntado. Pero es que, además, requerimos parar para dejar que los niños sean pequeños.

Si sientes que jamás vas a llegar al final de la lista de cosas por realizar, entonces deberías probar a poner en práctica el llamado niksen, el procedimiento holandés que repudia la iniciativa de estimar hacerlo todo para, de vez en cuando, no llevar a cabo nada. Pero la verdad es que en los tiempos actuales la eficacia se nos fué de las manos. No solo la mayoría de la multitud se desesperaba por ser con la capacidad de llegar a todo, en ocasiones incluso el tiempo libre hay que llenarlo de acción. Seguramente has experimentado ese instante de ¡voilá! Pues tengo que contarte que, con toda probabilidad, brotó tras haber relajado tu cabeza al límite. No pienso que ese instante brotara mientras que hacías un maratón de Netflix o mientras deslizabas tu dedo viendo las últimas actualizaciones de Instagram.

“Los estudios en el campo de la neurociencia muestran que cuando un individuo está en reposo, pero despierta, el cerebro prosigue activo”, explica la doctora en neurociencias Marta Portero. ¿Y qué hace el cerebro en el momento en que no hacemos nada? Semeja que una de las razones por las cuales existe esta actividad interna es para asegurar que todas y cada una de las construcciones cerebrales estén a punto para contestar de forma rápida a algún estímulo que haya que procesar. La práctica del mindfulness nos lleva a vivir el presente. En el momento en que te conectas con el presente puedes vivir este momento más intensamente, con mucho más atención y calidad, desconectar el piloto automático y aliviar la mente. Durante nuestros artículos sobre confort, desempeño y eficacia nuestras propuestas casi siempre tienen dentro “realizar” cosas como entrenar mindfulness para una mayor conciencia plena, realizar más ejercicio o seguir una dieta saludable.

Infusiones Que Te Asistirán A Bajar De Peso Y Perder Tripa De Manera Saludable

«Yo no puedo permitirme parar, no tengo tiempo». «Eso es para los ricos, yo tengo que abonar facturas a final de mes». Las excusas pueden comenzar a brotar a borbotones en cuanto nos planteemos salirnos de la rueda de hámster de la prisa y del realizar cotidianos. Mucho más tiempo para diseñar objetivos en un largo plazo. Un estudio publicado en 2012 por la revista Consciousness and Cognition concluye que en el momento en que dejamos que nuestra cabeza divague, pensamos en el futuro y en objetivos en un largo plazo catorce ocasiones mucho más con frecuencia que cuando nos obligamos a centrarnos.

el arte de no hacer nada

En verdad, como apunta Lavrijsen, el niksen no ordena a nada salvo a que te permitas a ti mismo un instante durante el cual no llevar a cabo nada, sin propósito o propósito específico. Y es aquí donde se vuelve especialmente interesante. La verdad es que el cerebro trabaja aun en el momento en que semeja que no hace nada.

Intentar Ser Productivos En Todo Momento Incrementa El Agobio, Empeora La Salud Y Nos Regresa Menos Eficaces

“En esos instantes está procesando información que le permitirá ser creativo en situaciones difíciles”, apunta Ruut Veenhoven, sociólogo y profesor de la facultad Erasmo de Rotterdam. Esa \’despensa\’ de imaginación nos deja desbloquear ocasiones que nos impiden desarrollarnos. En verdad, un estudio de 2013 publicado por la revista \’Fronteras de la psicología\’ mostró que los periodos de reposo, esos en los que mencionamos que \’cargamos pilas\’, nos ayudan a inspirarnos para hallar los objetivos que nos marquemos.

A lo largo de los episodios cuatro y cinco vas a aprender a dominar la gestión del tiempo y hacer un espacio en el que no realizar nada con independencia del ambiente. En Holanda, donde la eficacia siempre y en todo momento se ha valorado, hasta ahora el niksen no tenía buena popularidad pues se asociaba a la pereza. No obstante, con niveles de agobio rampantes en toda Europa y USA y su encontronazo en la salud con apariencia de estrés crónico, ansiedad y trastornos mentales, la red social médica está siendo receptiva a los beneficios de no llevar a cabo nada. Habitamos una sociedad que premia el realizar, la productividad y estar ocupado. De ahí que no hacer nada puede no ser tan sencillo como podría parecer. Este no realizar nada implica estar abierto a la experiencia actualmente, estar mucho más en el ser que en el hacer, un ser que te conecta con lo que es necesario para ti tanto físicamente como emocionalmente.

Pero parece que tendemos a estar siempre ocupados, aun en el momento en que contamos momento de libertad nos encontramos metidos en una rueda que no para y de la que a menudo no entendemos salir ni entendemos de qué manera pararla en el momento en que deseamos. “La vorágine se nos transporta y perdemos el control”, diceMònica Arús, instructora demindfulness. El curso académico tiene la posibilidad de tener instantes de mucho estrés para los pequeños y los jóvenes, pero también para las familias. Además, estos 2 últimos años los escenarios de estrés han incrementado en los mayores y en los pequeños debido a la pandemia. “Puede parecer contrario, pero no hacer nada puede hacerte mucho más productivo.

Un cerebro sano necesita subidas y bajadas, requiere de contrastes entre actividad y también inmovilidad. Podemos compararlo con el patrón rítmico del mar, con la cadencia del oleaje, o con una armonía o cualquier pieza musical, que precisa de silencios para tener sentido y cautivarnos. ¿Se piensa un mundo en el que dejásemos de procurar ser productivos a cada instante y en el que dedicásemos nuestro tiempo a aquello que de verdad lo merece?

El Arte De Huir De La Productividad

Ya que ante esta posición, los holandeses tienen el concepto de “nikse, una oda a la pausa y el no hacer nada con el que recargar las pilas. Niksen es un procedimiento holandés que enseña a parar de vez en cuando y gozar de un tiempo en el que no llevar a cabo nada. En casos prácticos, despiértate sin el móvil (no lo cojas nada más abrir lo ojos), no actives ningún dispositivo nada más levantarte, relájate y disfruta de aquello que te hace feliz por la mañana .

Al mismo tiempo, adquirimos mucho más elementos y somos mucho más capaces de ofrecer con soluciones e ideas creativas. Con más energía, podrás dedicarte a la vida hogareña y ser mucho más atenta con la familia. Ten en cuenta que los hijos aprecian cuándo estás intranquilo o ausente. Este libro te mostrará el sendero hacia la conformidad como salvavidas para la cordura.

el arte de no hacer nada

Empieza con un corto ejercicio de relajación o de meditación para reiniciar el cuerpo y la mente. Varias respiraciones conscientes, o una meditación dirigida tienen la posibilidad de ser suficientes. Una vez te sientas relajado, tómate por lo menos media hora para no hacer nada, de forma que la cabeza se distancie completamente de los proyectos profesionales. Ese tiempo es todo tuyo para comer con calma, gozar los sabores de la comida, meditar en nada particularmente… De lo que se trataría es de rascar tiempo de nuestro horario habitual. Iniciar por tomarse un descanso de cinco minutos e ir aumentándolo de a poco hasta lograr la media hora, la hora completa e inclusive una tarde entera.

¿Y enserio necesitamos de una palabra en holandés para que el planeta se pare por un rato? Indudablemente no, si bien si echamos un vistazo a los índices de estrés de la población de españa, parece visible que un recordatorio de vez en cuando no nos viene tan mal, venga este de donde venga. Además, los Países Bajos son conocidos por ser uno de los lugares con mayores índices de confort de todo el mundo, algo que ciertos atribuyen a su particular balance entre trabajo, ocio y familia. “No hay nada que cueste más que no llevar a cabo nada”, de este modo empiezaCómo no realizar nada.

Si tienes la fortuna de tener un parque, un jardín o incluso un bosque cerca del trabajo, pasa la pausa para el almuerzo sentado en la hierba o en un banco. Observa cómo los fotones del sol se cuelan entre las copas de los árboles, respira el aire fresco del bosque, cierra los ojos y escucha el trino de los pájaros. Está comprobado que solo media hora de uno de esos baños de bosque aumenta el bienestar físico y mental de las personas.