Mario Casas Antes Y Despues

Asimismo es cierto que ahora disfruto más de la comida, la saboreo de forma lenta, le doy un valor añadido y me cuido a mí mismo considerablemente más. A nivel emocional, me dejó una ansiedad que hasta ahora no conocía. La dieta consistió en claras con brócoli por la mañana, un poco de piña al mediodía, un pescado a la plancha para comer y durante la noche algo de verdura o simplemente, nada. Mario Viviendas protagoniza el último filme de Mar Targarona, ‘El fotógrafo de Mauthausen’. Lo curioso de todo es que no fueron sus primeros avisos en tanto que previamente ya había hecho un primer spot para una colonia de Barbie.

En ella, el actor da vida, de nuevo, a un empresario de éxito, Marco, un hombre que en su momento de libertad frecuenta un único club privado donde puede ver realizadas todas sus fantasías sexuales. En el momento en que aparece en escena su hermano -al que interpreta su hermano en la vida real Óscar Viviendas- y la psicóloga de este, a través de la que tratará de conocer de dónde viene su obsesión por el sexo. Mario Viviendas ha sufrido un cambio físico pasmante desde sus principios como actor hasta la actualidad. Se presentó en sus primeros papeles en la pequeña pantalla como un chaval de complexión delgada, prácticamente flaca, y ahora se convirtió en todo un sex symbol.

Pantallas

La actriz decidió poner punto y final a su relación con Mario Casas poco tras volver de Cádiz, donde rodó ‘El verano que vivimos’ al lado de Javier Rey, su actual novio. Berta Vázquez y Mario Casas protagonizaron uno de los romances más mediáticos de aquel 2015. Próximamente brindaron el paso de vivir juntos en un pequeño apartamento del castizo barrio de Chamberí, donde los fotógrafos hicieron guarda a lo largo de prácticamente los dos años que duró su amor. No obstante, las discusiones permanentes terminaron de minar del noviazgo de Berta Vázquez y Mario Viviendas, plagada de ausencias debido a los compromisos profesionales de los dos. Nada más finalizar este trabajo, Casas se trasladó a Gran Canaria para rodar ‘Palmeras en la nieve’, película en la queMario Casasconoció aBerta Vázquezy de la que quedó prendado.

mario casas antes y despues

Un par de años más tarde, en 2012, el actor volvía a la secuela Tengo ganas de ti, en la procura olvidar a Babi con Gin . Pero no sería hasta un año después, 2007, en el momento en que Mario Casas empezó a labrarse un nombre en el mundo de la interpretación, gracias a su entrada en entre las series mucho más populares de la pequeña pantalla, Los hombres de Paco. Además, con Lucas y la hija de Paco, Sara , protagonizaría entre los triángulos amorosos más populares de la televisión. Sin duda, este fue el trampolín que le lanzó a la fama, y por este motivo, no podía perder la oportunidad de regresar a la décima temporada de la ficción que comenzó a rodarse. Tras múltiples años distanciado de la pequeña pantalla, el pasado 2019 retornaba con la ficción de Movistar+ Instinto.

En verdad, hace unos meses dejó al planeta impresionando al enseñar sus tremendos músculos en una fotografía haciendo brazos en el gimnasio. En parte, uno de las causas de esta transformación es la exigencia de guión de uno de sus últimos papeles cinematográficos, \’Toro\’. Con 22 años, Marina Salas logró el papel de Katina, la mejor amiga de Babi. Cuando Álvaro Cervantes se metió en la piel de Pollo, el más destacable amigo de Hache, tenía 19 años. Eso sí, llevaba tiempo trabajando en el mundo del cine y la televisión.

Sin miedo a nada, y pese a la presión de la agente encargada de investigar la situacion, este padre valor solo busca venganza. Una de sus mejores interpretaciones llega en 2015, a través de Kike Maillo, en el \’thriller\’ Toro. El actor deja claro que ha madurado como actor y revela con su brillante actuación que está listo para cualquier papel, por complejo que sea. Esta vez, encarna a Toro, un joven condenado a cinco años de prisión, presto a cambiar de actitud, cuando salga de la prisión, para recuperar su historia. Pero sus proyectos se derrumban en el momento en que su hermano le solicita que le ayude a capturar a su mayor enemigo, quien escapa junto a la hija de este. Casas ha debido cambiar su imagen antes de iniciar el rodaje.

Berta Vázquez

Se deseaba dotar de probabilidad al personaje, por este motivo se creyó conveniente que el peso del actor debía acrecentar considerablemente. Además se dejó una densa barba, un cambio que le da una imagen mucho más varonil, ruda y adulta, más acorde con el personaje que interpretará. Mario Viviendas pasó de ser un niño a ser un genuino macho. Una imagen a la que ha llegado debido al exhaustivo entrenamiento diario al que se somete.

Está cuadrado y luce tableta de chocolate como hace aparición en la imagen que estos días está circulando por las comunidades donde el actor hace aparición sin remera. Mario Viviendas siempre ha tenido muy claro que no deseaba centrar su trayectoria únicamente en la pequeña pantalla. Tres años después de su participación en El camino de los ingleses, en 2009, Viviendas se unía al elenco de Patrañas y gorditas, el drama juvenil dirigido porAlfonso Albacete y David Menkes, que tuvo una increíble acogida en la taquilla de españa. El actor gallego da vida a Tony, entre los jóvenes que busca librarse de todos sus inconvenientes ahogándolos en alcohol, sexo y toda clase de excesos que acaban pasándoles factura.

Sin poder salir de la embarcación procuran encontrar una forma de salir de allí, mientras entre los pasajeros comienzan a aparecer todo tipo de rencillas. La fotografía deAitor Mantxola y la música dePaloma Peñarrubia con sones de txalaparta tienen empaque atmosférico y sensibilidad. Es imposible decir lo mismo de la tensión trágica de una cinta que se extiende prácticamente hasta las dos horas, en la que asistiremos al proceso de humanización del personaje gracias a dos mujeres. Frente a la sumisa Ruth Díaz se contrapone la rebeldeIrene Escolar, en un relato agrio y seco de la situación de la mujer en la España rural de los años 30. El animal mucho más feroz que desfila por la pantalla, como ya entendemos desde el principio, no es el lobo, sino más bien el hombre. En el momento en que María Valverde fue escogida para el papel de Babi tenía 22 primaveras.

Mario Casas modificaba radicalmente de registro en Grupo 7, el drama policíaco comandado por Alberto Rodríguez. En este momento estoy rodando ‘Instinto’, una serie para Movistar+, y después me están llegado algunos guiones y estoy mirando qué es lo que me apetece realizar en función del personaje. Deseo interpretar algo distinto, en consonancia con mis últimos trabajos, para cambiar y superar como actor. Mario Viviendas engordó 15 kilos para dar vida a un alimañero en un largometraje rodado en parajes naturales de Huesca y Asturias. Lucho ha continuado haciendo un trabajo en series como Las Chicas del Cable, dando vida a Juan.

En la cinta, Casas compartía letrero con Hugo Silva, Ana de Armas,Yon González y Ana Polvorosa, entre otros muchos. No obstante, su enorme éxito televisivo llegaría en 2007, al sumarse a Los hombres de Paco. Más allá de ello, tras su salida de la ficción, a la que volverá para su décima temporada, Casas estuvo mucho más ligado al planeta del cine.

Verdaderamente me parece un mundo interesante y es una comunidad que refleja la sociedad de la cual formamos parte. Personalmente no me acaba de seducir, pues te expones delante de bastante gente y eso me produce algo de ansiedad. Lo que expongo no diría postureo, pero no es un reflejo de quién soy. Como actor, tengo Instagram para publicitar mi trabajo por el hecho de que, me guste o no, les da mucha visibilidad a mis proyectos.