Nombre De Casas De Pueblo

Explota para descubrir el resto de espacios de esta extraordinaria casa. Del viejo pajar que se derrumbaba en mitad de un verde prado no queda nada. En este momento es una atractiva casa de campo cercada de jardín con solera rústica, conseguida merced a una decoración especial. Está en Cantabria, cerca de Comillas. Consola y lámpara en Tessa & Co, mesa auxiliar redonda y lámpara flexo en Catalina House, espejo con marco blanco en Malana\’s y espejo de cuarterones en Merc&Cia.

En el exterior se levantaron muros de piedra recuperada con revoco de cal. Bajo la pérgola, este rincón de comedor desprende paz. Aquí, anteriormente, se guardaba maquinaria pero Albert Aubach, su dueño, decidió que se podía vivir, y realmente bien. La casa es un enorme espacio abierto donde solo el baño y las habitaciones están cerrados. Y el porche ya augura lo que encontraremos dentro… Pablo Aranguren, su dueño, viajó hasta el Concejo de Llanes un verano hace 18 años y decidió que un día tendría su casa allí…

Un Comedor Muy Caluroso

Su origen proviene de las fincas rurales y de recreo situadas a riberas del río Tajo en la zona de Toledo. La vivienda principal se encuentra en el centro de un extenso lote con unas maravillosas vistas a la localidad amurallada. La historia de esta clase de alojamientos empezó como finca señorial de integrantes de la cúpula eclesiástica. Más tarde, los terrenos se destinaron a plantaciones frutales y se convirtieron en la segunda vivienda de la burguesía toledana. Actualmente la mayor parte son hoteles rurales o fincas de mucho lujo para viajeros que procuran algo especial.

nombre de casas de pueblo

Los tejidos cálidos y mullidos ponen un extra de confort a un rústico muy lumínico. Y no es para menos, por el hecho de que exactamente la misma el resto de la casa está forrada de madera de roble. Las sillas de hierro de la barra, también de madera, le dan un toque industrial y el papel pintado, a juego con el del salón, “un punto juguetón”, mantiene Marina. Te recomendamos continuar conociendo esta casa de montaña. Asentada en los Pirineos, esta casa está construida según los cánones de las tradicionales cabañas de alta montaña en las que la madera adquiere un importancia absoluto.

Y Tras La Reforma… ¡Bastante Blanco!

Y es que esta cabaña en la Vall d\’Aran debía no solo ser un refugio sino más bien semejarlo. Este mirador, con espectaculares vistas al paisaje nevado, es una invitación al descanso y a estar en medio de una sintonía con su entorno de salvedad. Para información sobre los tratamientos de datos personales que realizamos puedes consultar nuestraPolítica de Intimidad. En este curioso ranking de los nombres de pueblos más largos de España le sigue el de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, situado en Igüenza, provincia de León. Por supuesto, no puede competir con los pueblos con los nombres mucho más largos del mundo , pero sí que muestra el título del mucho más largo de todo el territorio nacional. Fue Pablo de Olavide quien en la segunda mitad del siglo XVIII creó esta población junto al recorrido habitual que unía La capital española con Sevilla.

Casas protegidas, por su lado, son casas subvencionadas por las entidades públicas para que acceda un determinado género de personas (normalmente, en situación de vulnerabilidad). Ahora, observamos una exhibe sintética de los diversos tipos de viviendas más comunes según diferentes culturas. Vivienda plurifamiliar con tres plantas unidas por una escalera interior que pertenecen a la misma propiedad. De la misma los dúplex, se diferencian de los chalets adosados en que distribuyen espacios e instalaciones con otras fincas en régimen de comunidad de bienes. Al tener mejores vistas, luz y privacidad; suelen estar muy demandados y tener un precio mayor que el resto de escenarios. Las clases de viviendas suelen estar regulados en los planes en general de ordenación urbana de los municipios.

Espacios separados (salón, cocina y habitaciones) que cuenta con más de un dormitorio y, en ocasiones, mucho más de un baño. Exactamente la misma el apartamento y el estudio, comparten edificio con otras propiedades en régimen de propiedad horizontal. Se trata de un tipo de edificación que antiguamente se destinaba a las trabajos agrícolas y ganaderas de los campesinos catalanes. En general, las masías son extensas casas de piedra con techos altos de vigas de madera que se ubican en un extenso terreno donde se cultivan o pastan los animales. Hoy día muchas de ellas se han reconvertido en casas rurales de capacidad y fueron restaurados sosteniendo la arquitectura tradicional de Cataluña.

El objetivo era hacer un espacio que arropara, y Luderna, en colaboración con Dröm Living, lo consiguieron. Te recomendamos que descubras el resto de esta cabañita. Sofá modelo Hypnos con tela Aqua Clean, butaca en A Loja do Gato Preto, mesa de centro en Luderna Design y alfombra de Zara Home. Madera en el suelo, madera en las paredes, madera en el techo…

Construida con materiales 100% naturales y de proximidad tiene un porche que nos encanta. Las cortinas de esparto le dan frescor de forma natural. Esta borda de 1870 en Cerler, Huesca, presentaba un aspecto viejo y sombrío. Nada que ver con el que tiene tras su rehabilitación. El sofá, el sillón y la alfombra son de Ikea.

La decoradora Carolina Juanes, responsable de la reforma, lo tiñó de blanco para llenarlo de luz sin renunciar a su carácter de cabañita de montaña, donde lo que se busca es un extra de calidez. Esta casa es como un copo de nieve, blanca y cristalina. Pero en vez de ser fría, es súper acogedora, gracias a los matices cálidos del blanco y al uso (¡y abuso!) de los textiles –una mullida moqueta de lana recubre la planta de los dormitorios– ¡y la madera. “Me chifla el blanco es limpio y lumínico. Es el tono de la nieve y le da un aire como de casa sueca”, enseña Icíar, la dueña de esta casa en la Vall d\’Arán. Porque es la que hacía soñar al dueño cuanto era pequeño. Ahora es suya y con una reforma que duró tres años está lista para vivir merced al trabajo de Lara Vallés, de Space Stage, interiorista y propietaria de esta cabaña.

Encontró unas ruinas del siglo XVII y las transformó en una vivienda de campo clásico con todas las comodidades del siglo XXI. Mesa de madera de teca de Becara, sillas de Hanbel, lámpara de techo de fibra de mimbre de Jadin d\’Ulysse en el estudio de Mónica Garrido. De La capital española al Empordà, la propietaria de esta casa se escapa siempre que puede.