Pablo Iglesias Se Quita La Coleta

Su mítica coleta, que le había llevado a ser popular como \’El coletas\’, siempre y en todo momento fue un tema polémico en tanto que muchos consideraban que un político no podía tener el pelo largo y daba apariencia negativa. En este caso, hablamos de un gesto simbólico que resalta su resolución de ofrecer por finalizada su etapa en la vida pública y en la primera línea de la política española. “Hazme una foto que parezca que no me entero”. Ahora los cavernícolas en vez de “el coletas” te van a llamar “el moños”😂 pero tu, dientes dientes que es…”. El exlíder de Podemos lo comparaba entonces a que entendió que había gente que podía considerarlo como “una falta de respeto” y “había que ser cuidadoso”. Lo comparaba con quitarse la gorra al entrar en un ubicación o ponerse una camisa negra en un funeral para una persona muy religiosa. En una entrevista que le hizo Jordi Évole en su programa de La Sexta, charló de que su coleta era “marca de la casa”, de esta forma de de qué forma su equipo le forzó a quitarse el piercing que llevaba.

El exvicepresidente Pablo Iglesias se ha cortado la coleta, en sentido figurado y en sentido material. Su salida de la política institucional y orgánica ha venido acompañada de un ritual prácticamente ancestral que pone fin a todo un símbolo de la política de españa. Su recuperación de su actividad como docente y su posible regreso a medio plazo al periodismo crítico, anunciados en entrevista con La Vanguardia el pasado mes, ha supuesto también un cambio de imagen. Pablo Iglesias se ha cortado la coleta tras abandonar la política. El exlíder de Tenemos la posibilidad de y exvicepresidente segundo del Gobierno cambió radicalmente de estilo.

Y por supuesto tiene su reflejo en la narrativa de ficción de la que Iglesias es un completo conocedor. De esta forma, los aprendices de jedi en Star Wars, conocidos con el apelativo de padawan, llevan una coleta que no tienen la posibilidad de cortarse hasta el momento en que completan su capacitación y acceden al escalafón de caballeros jedi. En la imagen, se ve al líder de Tenemos la posibilidad de sentado en su despacho con los auriculares puestos y el móvil en mano. En vez de su habitual coleta, le vemos el pelo recogido en un moño. Está claro que todo el bluf de Podemos y Pablo Iglesias ha sido una pose para llevarse dinero y fama. Hizo completamente todas las cosas que criticaba a la casta, menos ponerse corbata, que le resultará incómodo.

Erc Propone Rebajar A Tres Años La Pena De Cárcel Para Los Que No Se Lucren Con La Malversación

En todo caso,«la tendencia hípster del moño y la coleta en los hombres ahora no se ve tanto como antes. Algo paradójico para Iglesias, que jamás se ha reconocido con las tendencias de turno y que ahora adivina con su novedosa tendencia capilar. Siempre resulta favorecedor y no es nada complicado.Le da una imagen mucho más pulcra, limpia y pulida.

pablo iglesias se quita la coleta

Sueldazo, casoplón, colocar a familiares, usar recursos públicos, puerta giratoria,… Y tal y como si fuera un símbolo, ahora se corta el pelo, o se quita la careta. Por el camino se llevó los sueños de muchas personas y ha dejado tocada a la izquierda. Tanto este señor, como Sánchez, nos han negado la oportunidad de tener un progresismo razonable y que aporte, dejando un lastre horrible a su paso. Y por supuesto, no podrán criticar a un político que se busque un trabajo al marchar, en el momento en que Iglesias ha firmado 3 millones de euros con Roures.

Feijóo Comunica Que Recurrirá Al Constitucional Las Reformas Del Código Penal Del Gobierno

Se habla delnexo de conexión entre el político y los votantes, una unión invisible y milimétricamente estudiada con un colosal peso a la hora de decantar la balanza hacia uno u otro lado. «La imagen es lo primero que se percibe, es la marca personal.Bastan tres segundos a fin de que un individuo se forme una primera impresión sobre ti y treinta segundos para lograr comunicar un mensaje y redireccionar esa primera impresión. La velocidad con la que el cerebro escoge si te gusta o no disfrutas, si te atrae o no te atrae es enorme, de ahí la relevancia en el momento de conectar y comunicar», nos explicaIsaac Hernández, consultor y experto en Comunicación y Marketing político. Todo esto viene a colación porquePablo Iglesias se ha cortado la coleta, figurada y literalmente, un gesto que está dando casi tanto que charlar como su salida del Gobierno de coalición y su reciente retirada de la política tras la derrota de la izquierda en las elecciones madrileñas. Desde sus inicios en política Iglesias ha lucido siempre y en todo momento pelo largo, primero durante varios años con una coleta que se realizó simbólica y, ya en los últimos tiempos, con un moño para recogerse la melena. En verdad, llegó a argumentar en redes sociales en el mes de agosto que lo logró por el calor y evitar que sus hijos le tirasen del pelo.

pablo iglesias se quita la coleta

«La política de primer nivel tiene mucha presión encima y puede que haya querido dejar caer lastre.Quizás, hasta su pelo fuera un lastre. Ha querido romper con una imagen determinada y con todo aquello que iba asociado a él, todo aquello por lo que ha sido criticado y alabado», soluciona. La cuestión volvió a provocarse con motivo de su entrada en el Gobierno de coalición en calidad de vicepresidente segundo, pero tampoco entonces el enfrentamiento prosperó. Aun sus aconsejes le aconsejaron que se cortara el pelo cuando empezó en el mundo de la política pero él se negó.

Desde entonces, se procuró corroborar la novedad por medio de una imagen. No desplazándose a Galapagar hubo forma de capturar la fotografía con el nuevo ‘estilo’ de Iglesias. Iglesias renunció a todos sus cargos la misma noche de las elecciones madrileñas del 4 de mayo en las que la aspirante popular, Isabel Díaz Ayuso, se impuso de forma aplastante. Podemos subió solamente tres escaños , pero esa subida fue insuficiente a fin de que el bloque de izquierdas pudiera siquiera plantearse la oportunidad de desocupar al PP del Gobierno de la Red social de La capital de españa tras 26 años. Desde el Partido Habitual de La capital de españa asimismo han aprovechado la fotografía para bromear diciendo que la novedosa imagen de Iglesias es «culpa de Ayuso».

“Hasta hace nada lo llevaba, hasta que el equipo de campaña de las narices me dijo que me lo tenía que quitar. Estas cosas que tiene uno que asumir y no me agradan nada”, se quejó al periodista. El rapero El Coleta también ha tirado de humor en Twitter para comentar el corte de pelo de Iglesias. El exlíder de Podemos y exvicepresidente segundo del Gobierno cambia radicalmente de estilo. La imagen, tomada por Daniel Gago, ha causado numerosas reacciones. Ya hay desde quien le califica de “el moños” hasta quien muestra su agrado por el cambio. Iglesias contó que explicó por qué razón debía quitárselo y la respuesta fue que “porque la imagen que se transmite en un símbolo”.

Quizás por eso al madrileño la mayoria de las veces le sobró la corbata y la americana, prendas con las que nunca se ha sentido en especial cómodo. Los contrincantes políticos de Iglesias, tal como sus más acérrimos detractores le señalaron por su aspecto desde el instante en que llegó a la política, en 2014. Pero Iglesias cambió ya de look y también empieza novedosa etapa con novedosa imagen. En este momento, Tenemos la posibilidad de partido está en etapa de reestructuración tras la marcha del exvicepresidente. La imagen personal es un potente medio no verbal y, según los especialistas, un aspecto que en política tiene una importancia vital.

“Eso es un riesgo”, se quejó el político, “hay que tener siempre y en todo momento miedo a eso, a que cambies demasiadas cosas pero también la estética es una manera de transmitir un mensaje”. En las primera fotos que se han anunciado de Pablo Iglesias, expolítico y pareja de Irene Montero, se le ve con el pelo orto y la raya a un lado. Finalmente, el político decidió filtrarla a uno de sus cronistas favoritos, cuyo libro sale leyendo en una de las 2 instantáneas que publica \’La Vanguardia\’. Las instantáneas, además, están firmadas por el fotógrafo oficial de la formación morada. Comparad su foto sin coleta con el retrato de Stalin de joven leyendo.